¿Guardería sí o no?

Cuando los padres/madres tienen que reincorporarse al trabajo, es frecuente que les surja la duda: ¿Es “bueno” que el niño/a vaya a la escuela infantil? ¿Es mejor dejarlo con los abuelos o con alguien de confianza?

En definitiva… ¿guardería o en casa?

Vamos a ver los beneficios y la mejor edad para asistir a la escuela infantil.

Como persona que trabaja con niños/as de esta etapa, me gustaría darte mi visión sobre el tema.

La escuela infantil es un espacio para dar un servicio a las familias (tanto a los padres/madres como a los peques), con rutinas y actividades destinadas a fomentar todas las áreas de su desarrollo, en estrecha cooperación con las familias.

¿Qué le puede aportar a mi peque?

Hoy en día, es un hecho que las escuelas infantiles son una ayuda para las familias que necesitan conciliar el trabajo y el cuidado de los hijos/as, como también lo es el eterno debate entre quienes defienden sus beneficios y los que consideran que no aporta nada a niños/as tan pequeños.

La socialización, uno de los beneficios más comentados

Los niños/as de 0 a 3 años están en una etapa de egocentrismo, esto es, no pueden ponerse en el lugar del otro y no comprenden todavía las normas sociales y de convivencia. En un aula de educación infantil es frecuente ver que cada uno “va a su bola”.

Esto no significa que la relación con otros niños/as (en la escuela infantil, en el parque, dentro del grupo familiar…) no resulte beneficiosa: aprenden a convivir con sus iguales. Puesto que somos seres sociales, esto es necesario para un desarrollo físico, cognitivo y emocional sano.

Si bien es cierto que niños que no van a la guardería que tienen entornos ricos en experiencias y relaciones con personas y entorno natural pueden desarrollarse igualmente en el entorno familiar exclusivamente, la escuela infantil es una aportación más a ese desarrollo.

Es una opción de la que dispones, que será mejor o peor según tu situación y necesidades. No es algo que se deba juzgar de manera categórica.

💡 Esto es importante que tengas en cuenta:
Aunque “guardería” es un término muy extendido, es más adecuado hablar de escuela infantil. Para explicarlo, me apoyaré en esta ilustrativa imagen de Tonucci: Las escuelas infantiles no “guardan” niños/as con una labor meramente asistencial. Tampoco son “percheros” donde dejar a tu peque mientras trabajas, su labor va más allá. Son centros educativos, pues esta etapa se encuentra dentro del sistema educativo y es una de las más importantes en el desarrollo de tu pequeño. Démosle la importancia que se merece.
Pasitos de bebé

Momento ideal para llevar a tu bebé a la guardería

Muchas familias que deciden llevar al peque a la escuela infantil se preguntan…

¿Guardería a partir de cuándo?

Es importante tener en cuenta la edad a la que empiezan.

Llevar al bebé a la guardería con 4 meses

Como es lógico, sus necesidades son diferentes si tiene 4 meses o si tiene 16 meses. En el primer caso, necesita un entorno tranquilo y muchas atenciones y mimos, que puede recibir en casa con los abuelos o alguien de confianza.

Obviamente, la escuela es una opción válida para familias que lo necesiten, con personal con experiencia que le ofrecerá una atención de calidad.

La rutina del bebé de 6 meses en la guardería consistirá en priorizar la atención sus necesidades de descanso, sueño e higiene a demanda, además de actividades adecuadas a la edad.

Guardería a los 2 años sí o no

A partir de los dos años, el nivel de desarrollo del niño/a le permitirá relacionarse más con todo lo que le rodea y empezar a compartir más momentos de juego con sus compañeros. Es un buen momento para asistir a la escuela infantil.

Beneficios que le puede aportar:

  • Un espacio donde participar de actividades pensadas para favorecer su desarrollo.
  • Educadores/as cualificados.
  • Una experiencia enriquecedora al encontrarse con otros niños/as.

Contras:

  • Al estar en contacto con otros niños/as es fácil que pueda enfermar: virus, catarros…
  • El número de niños/as por educador/a es elevado (También es cierto que esto ocurre en etapas educativas posteriores).

Guardería con un año sí o no

A partir del año, la escuela es una oportunidad de conocer a otros niños/as y aprender cosas nuevas.

En el caso de que decidas llevarlo, es una opción perfectamente válida.

💡 Esto es importante que tengas en cuenta:
Una duda frecuente es si se puede entrar en la guardería a mitad de curso. La respuesta es (siempre que existan plazas disponibles) Desde el punto de vista pedagógico no debería suponer un problema para el niño/a. En el caso de un niño/a un poco más mayor, puede que le cueste al principio adaptarse a las rutinas de un grupo que ya está formado. Pero también tendrá su período de adaptación, como lo han tenido el resto al comienzo. Como siempre, cada niño/a responderá de forma distinta. Lo mejor es hablar con la escuela infantil solicitar toda la información que necesites.
Pasitos de bebé

Guardería pública o privada (concertada)

La elección del centro de educación infantil debe ser una decisión meditada.

En cuanto a la metodología, está regulada por el Ministerio de Educación, por lo que tanto en la pública como en la privada los contenidos son los mismos, supervisados por los servicios de las respectivas Comunidades Autónomas.

Hay dos diferencias fundamentales:

  • Precio. En la pública la mensualidad varía en función de la renta. Es decir, las familias con rentas más bajas pagan menos.
  • Solicitud de plaza. En las escuelas públicas hay un plazo determinado, según las fechas definidas por la comunidad autónoma. En la escuela privada, cada familia podrá matricular a su hijo/a cuando desee durante todo el año.

Además de esto, ¿qué tener en cuenta en la elección?

Más que si es pública o privada, creo que lo más importante es que te fijes en los siguientes aspectos para decidirte:

  1. El horario

En general, los horarios son flexibles. La familia decide el tiempo que su peque está en la escuela infantil, con un máximo de 8 horas. Valora si te ofrecen el horario que necesitas.

Por ejemplo, hay escuelas con horario de tarde, mientras que otras no.

  1. La participación de las familias

Las familias deben estar informadas y tener un contacto fluido con los educadores/as. En este sentido, debéis sentiros involucradas. 

Valora positivamente si se comunican contigo.

  1. Las instalaciones

La escuela debe situarse en un local de uso exclusivo y con acceso independiente. Las aulas deben estar ventiladas e iluminadas con luz natural.

Otro punto importante es la limpieza, pues un sitio en el que conviven muchos niños es fundamental.

Fíjate en todo esto cuando visites la escuela infantil.

  1. El comedor

El centro debe disponer de un espacio dedicado para la preparación de alimentos. Si tu peque va a comer en la escuela, tienes derecho a que te informen sobre lo que come y su menú debe ser diseñado por expertos y modificarse según necesidades personales. Por ejemplo, si tu peque tiene alguna alergia o intolerancia alimentaria.

  1. El espacio exterior

Los niños necesitan aire y actividad física. Que la escuela cuente con un espacio destinado a este fin es un criterio importante a la hora de elegir.

  1. La opinión de otras familias

Puede ser un aspecto importante si no acabas de decidirte. Pregunta a otras familias acerca de su experiencia en la escuela, su opinión también puede ayudarte.

Primeros meses en la guardería

Cuando tu peque empiece en la escuela infantil, tendrá un periodo de adaptación, en el que la familia tiene un papel importante.

Se trata de uno de los aspectos determinantes para juzgar la calidad del centro, pero en este caso cada centro establece un modelo de acogida, del cual las familias deben estar informadas. Es importante que la adaptación del peque sea progresiva, para que vaya conociendo poco a poco el espacio, los educadores/as… respetando los ritmos de la familia y del pequeño.

Guardería en casa particular

Aunque todavía no están muy extendidas en España, existen como alternativa a las escuelas infantiles.

  • Como PROS, destacar que en la guardería en casa particular el número de niños a los que se atiende es menor.
  • Como CONTRAS, no están regularizadas en todas las ciudades y su precio suele ser más elevado.

En conclusión…

La escuela infantil es una opción que tienen las familias, ni “buena” ni “mala”.

Su existencia es fundamental para que los padres y madres puedan seguir desarrollando su actividad profesional, necesaria para la economía familiar.

Además, sirven de apoyo para familias con necesidades siendo grandes compensadores de diferencias sociales para los pequeños (este es uno de sus objetivos según la vigente ley de educación)

¿Nadie lo va a cuidar como tú?

Obviamente no, porque tú eres su madre o su padre. Tu hijo/a siempre va a necesitar estar contigo, tenga 2 o 12 años. El factor que más ayuda al desarrollo emocional, social e intelectual de un niño/a siempre es la relación con su familia.

Eso sí, que vaya unas horas al día a la escuela no te convierte en “peor” padre/madre ni significa que no vayas a pasar tiempo con tu peque.

La forma de criar a los hijos es una decisión que corresponde a los padres y supone tener en cuenta las necesidades de desarrollo de los niños/as, pero también las circunstancias personales, familiares, económicas… Contar con apoyos sociales, como las escuelas infantiles, puede ser importante para encontrar un equilibrio de necesidades.

Tanto si te decides por guardería sí o no o crianza natural… Lo que decidas, pensando en las necesidades de tu familia y el bienestar de tu peque, estará bien.

¡Haz clic para puntuar esta guía! ¡Tu opinión nos importa!
(Votos: 3 Promedio: 5)

Deja un comentario