Qué es la disciplina positiva y ejemplos

La disciplina positiva es educar con firmeza y cariño

Es un modelo educativo basado en la psicología de Alfred Adler y Rudolf Dreikurs, (psiquiatras austríacos del s. XX) que se contrapone a la tradicional disciplina negativa, basada en el castigo y en la autoridad, que no respeta al niño/a.

Posteriormente, en el libro Disciplina positiva de Jane Nelsen, esta psicóloga estudia y difunde el modelo.

💡 Sabías que:
Adler y disciplina positiva
– Adler pensaba que los niños/as necesitan orden, pero también libertad para crecer. El castigo no favorece el cambio en su comportamiento.
Pasitos de bebé

Qué es la disciplina positiva

Educar con disciplina positiva conlleva tratar a los niños/as de forma respetuosa, pero estableciendo límites. Implica interaccionar con ellos desde el amor y una actitud positiva.

Beneficios de la disciplina positiva

¿Por qué educar en positivo?

Las madres/padres siempre desean lo mejor para sus hijos/as, que sean felices y se conviertan en personas autónomas, resolutivas y responsables.

En la práctica, sabemos que la crianza conlleva mucha responsabilidad y habrá momentos donde te sentirás desbordado/a.

La disciplina positiva para los padres es una herramienta que nos ayuda a educar desde el amor y el respeto, por ello cada vez son más las madres y padres interesados en ella.

Si tienes dudas de lo que te puede aportar, quizá te ayude conocer sus ventajas.

Ventajas y desventajas

VENTAJAS

  1. Eficaz a largo plazo.

Ante un conflicto, nos centramos en buscar soluciones, no en castigar al culpable.

El error no es motivo de castigo, es una oportunidad de aprender. Así le enseñamos a aceptar los errores (propios y ajenos) como algo natural y a comportarse de manera resolutiva y respetuosa ante ellos, una enseñanza valiosa para el futuro.

  1. Crea vínculos emocionales positivos.

Esto es esencial para un buen desarrollo, y beneficioso para la convivencia.

Este vínculo le ayuda a establecer relaciones familiares basadas en la confianza, lo que propiciará la resolución de conflictos a través del diálogo.

  1. Fortalece los vínculos familiares.

Se permite que los niños/as aporten su opinión, de forma que les haremos sentir que sus aportaciones son valoradas. No implica que pueda hacer lo que “le venga en gana”, sino que los adultos son responsables de que cumpla las normas establecidas.

  1. Enseña habilidades para la vida.

Usando la disciplina positiva, enseñamos a nuestros peques el respeto a nosotros mismos y a los demás, a resolver conflictos de forma razonada y a que la cooperación es necesaria para alcanzar nuestros propósitos.

  1. Promueve la seguridad en uno mismo/a.

Se anima al niño a tomar sus propias decisiones sin miedo a equivocarse y, si se equivoca, que aprenda a aceptarlo como oportunidad de aprendizaje.

Sentirse apoyado por su familia, le dará la seguridad necesaria para verse a sí mismo una persona capaz.

  1. Te permite disfrutar la infancia de tu hijo/a.

La infancia de nuestros peques pasa muy rápido y las continuas luchas de poder nos impiden disfrutar de ella. La disciplina positiva es un medio que nos ayudará a disfrutar más de esta etapa de nuestros hijos/as.

La disciplina positiva para los adultos puede tener algún inconveniente, como:

DESVENTAJAS

  1. Implica tiempo

Esta forma de educar a los niños/as, cuando no se ha empleado antes, necesita ser entendida para aplicarla correctamente.

Además, si hasta ahora has empleado premios, castigos,… requiere tiempo que tu peque cambie.

  1. Necesita práctica

Todos/as entendemos la teoría, pero aplicarla cuando la conducta del niño/a lo requiere puede resultar más complicado. Es necesario entender bien los principios, que veremos luego.

Disciplina positiva en el aula

Se trata de enseñar desde la comprensión hacia los niños/as. Es decir, se pone en un lugar prioritario la parte emocional, sus sentimientos.

Supone un cambio importante por dos motivos:

  1. Se pretende lograr un trato más individualizado, según las necesidades de cada niño/a en particular: “no todo vale para todos”.
  2. Se cuestiona el uso del castigo como forma de conseguir las conductas adecuadas.

Disciplina positiva para preescolares

En esta primera etapa de la educación se debe poner el foco en la parte de las emociones, tan importante en edades tempranas.

Entonces… ¿Cómo conseguir mejores resultados con los más pequeños? Pues con la empatía, el refuerzo positivo ante las conductas adecuadas y la comprensión.

Disciplina positiva de 0 a 3 años

Disciplina positiva estrategias:

Algunas estrategias para aplicar la disciplina positiva en el aula de infantil son:

  1. Reforzar las buenas conductas con sellos o pegatinas.

El niño/a está en proceso de dejar el pañal – Cuando pide hacer pis en el W.C., le ponemos un sello con una carita feliz en su mano para reforzar esta conducta. – Si no lo consigue: no hay consecuencias negativas. Se le anima a que la próxima vez lo conseguirá. De esta forma sabe que sus logros tienen consecuencias positivas, pero no pasa nada si falla. Es decir, no lo haya hecho mal, sino que lo está intentando.

pasitosdebebe.com

  1. Fomentar la empatía con los otros niños/as

Ejemplo práctico :

Disciplina positiva niños que pegan A estas edades, es muy frecuente que un conflicto se resuelva de esta forma. Es importante enseñarle a pedir perdón, e incluso a hacer algo bueno por el niño/a al que ha “lastimado”, como darle un beso o traerle algún juguete. En el caso de que sea un niño de 2 o 3 años, intentamos despertar su empatía, haciéndole entender cómo se siente el niño/a al que le ha hecho daño: “está triste porque le has pegado”, “a ti tampoco te gusta que te peguen”.

pasitosdebebe.com

  1. Ser un modelo para los niños/as

La forma más fácil de trasmitir la disciplina positiva en la primera infancia es el ejemplo.

Tener una actitud alegre, usar un lenguaje positivo o hablar sin gritos, es la mejor forma de que los niños/as interioricen una actitud positiva en la vida.

Disciplina positiva para niños

¿Qué es la disciplina positiva en los niños? Se basa en educarlos teniendo en cuenta estos aspectos:

  • Amabilidad y firmeza: motívale desde el respeto.
  • Eliminar prácticas disciplinarias no respetuosas, como el castigo.
  • Valorar el error como oportunidad de aprendizaje, no como motivo de castigo.
  • Poner en valor las capacidades individuales: reconocerlas y ensalzarlas.

Educación respetuosa y disciplina positiva

Hay dos principios que debes aplicar combinados ante un conflicto. Si lo haces, estarás en el camino del éxito:

Disciplina positiva principios

  1. AMABILIDAD

Necesaria para crear un vínculo emocional positivo y no caer en el autoritarismo.

Se aplica siendo empático con las emociones del niño/a.

Ejemplo práctico:

Disciplina positiva hora de dormir a) Respuesta convencional: “Te vas a la cama porque lo digo yo, y punto” b) Disciplina positiva: “Ya sé que te lo estás pasando bien, pero hay que descansar para ir al cole mañana. ¿Te acompaño a buscar un cuento y lo leemos antes de dormir? Vamos”

pasitosdebebe.com

  1. FIRMEZA

La disciplina positiva implica límites, con los que debes ser coherente. Si le has dicho algo a tu hijo/a tienes que cumplirlo, para que te tome en serio y no vea que “dices una cosa pero haces otra”

Ejemplo práctico:

Si le has dicho “Recoge los juguetes, es hora de irse a la cama”, luego no puedes ceder si no quiere y decirle “Está bien, juega un ratito más”, porque tu palabra pierde firmeza. De la misma forma, si has prometido leerle un cuento antes de dormir, tienes que cumplirlo.

pasitosdebebe.com

💡 Esto es importante que tengas en cuenta:
Ser firme no implica ser rígido. Puedes ser flexible si la situación lo permite, pero no cedas por sistema, sé coherente.
Pasitos de bebé

Disciplina positiva ejemplos

Vamos a ver las herramientas más importantes para aplicar la disciplina positiva. Si has entendido que tienes que aplicar los principios de amabilidad y firmeza, seguro que lograrás ponerlo en práctica.

  1. Cuéntale lo que va a ocurrir

Seguro que te resulta familiar esta escena: Le pones a tu hijo/a el abrigo y salís de casa, pero no le has explicado qué es lo que vais a hacer.

Esto tiene dos inconvenientes: el primero es que no estás teniendo en cuenta al niño/a. El segundo es que puede no colaborar a la hora de hacer lo previsto porque no estaba prevenido (por ejemplo reacciona mal al ver que llegáis al médico).

  1. Usa el juego

Es más fácil que hagan una tarea si lo enfocas de esa forma.

  1. Dale opciones (limitadas)

De esta forma, sienten que su opinión cuenta.

No se trata de que haga lo que quiera, sino de que escoja entre opciones que tú le ofreces. Además, estás favoreciendo que aprenda a tomar decisiones.

  1. Pregúntale

Hacerse preguntas es necesario para llegar a soluciones. Si el niño/a participa en la búsqueda de la solución, es más fácil que colabore y también que integre el aprendizaje.

  1. Ayúdale a ser autónomo

Enséñale a hacer las cosas que pueda por él mismo: lavarse los dientes, recoger sus juguetes… Primero ayúdale y luego que lo haga solo/a.

  1. Intenta no perder la calma, tómate un tiempo

Si ante una situación determinada crees que puedes perder el control (por ejemplo, entras en el cuarto de tu hijo y ves que ha pintado las paredes con rotulador), espera un momento antes de actuar.

  1. Usa más el SÍ y menos el NO.

No te centres en lo que no puede hacer, sino en lo que puede hacer.

Por ejemplo: En lugar de “no grites que está durmiendo tu hermano” podemos decir “vamos a hablar bajito que tu hermano está dormido”. No es complicado ¿Verdad?

Pasitos de bebé: Vamos a ver un par situaciones prácticas de disciplina positiva cómo aplicar

Situación práctica1:

Estáis en el parque y es hora de irse, pero el niño/a no quiere. Respuesta convencional: “No hagas que me enfade, hay que irse porque lo digo yo” Disciplina positiva: Avísale antes de la hora de marcharse: “qué bien te lo estás pasando, puedes jugar un poco más y después nos vamos a casa” (le has avisado de lo que va a ocurrir) Si llegada la hora no quiere irse, sé empático/a: “Sé que te lo estás pasando genial, pero tenemos que ir a preparar la cena. ¿Quieres tirarte por el tobogán una vez más y luego nos vamos?” (Ahora que sabe que después de eso hay que irse, es más fácil que colabore). Mantente firme: después de tirarse por el tobogán, hay que irse.

pasitosdebebe.com

Situación práctica 2:

Tu hijo no ha recogido sus juguetes. Respuesta convencional: “¡Si no recoges, estás castigado!” Disciplina positiva: “Hay muchos juguetes en el suelo y no tienes espacio para jugar. ¿Qué podemos hacer?” (Le preguntamos y lo invitamos a que busque una solución). Podemos ayudarle con la respuesta si lo necesita: “¿Qué te parece si ponemos una canción mientras recoges los juguetes? ¿Crees que te dará tiempo antes de que termine la canción? (estamos usando el juego para implicarlo en la tarea).

pasitosdebebe.com

Libros que recomendamos de disciplina positiva

Aunque la crianza de los hijos/as no es tarea sencilla, la información y las estrategias que nos aportan los libros, nos ayudan en ciertos momentos en esta labor.

Mejores libros de disciplina positiva

Me gustaría recomendarte dos libros en relación con este tema:

  1. Disciplina sin lágrimas de Daniel J. Siegel y Tina Payne Bryson

Ofrece estrategias para comprender el comportamiento de tu hijo/a y un análisis de las disciplinas más adecuadas para cada edad, incluyendo ejemplos.

Puedes encontrarlo aquí:

Cuatro libros de Jane Nelsen

  1. Cómo educar con firmeza y cariño.

Entre los autores disciplina positiva, destaca Jane Nelsen. En su libro, nos explica el desarrollo del cerebro infantil y da las pautas necesarias para educar a nuestros hijos/as con amor y respeto, sin olvidarnos de los límites.

Puedes encontrarlo aquí:

Pasitos de bebé: Si te interesa el método y quieres documentarte, puedes encontrar mucho más en Amazon de Disciplina Positiva:

  1. Disciplina positiva de la a A la Z

Es una guía práctica, con consejos que ayudan a orientar a los padres y madres.

  1. Disciplina positiva para preescolares

Si tienes hijos/as pequeños es muy útil. Desde el respeto al ritmo de desarrollo de tu hijo/a te explica, de forma comprensible, qué es lo que está pasando por su cabeza al tiempo que te da recursos para acercarte a tu peque.

  1. Disciplina positiva los tres primeros años

Un imprescindible sobre el tema. Es una guía actualizada para aplicar la disciplina positiva en casa los primeros años, con muchos consejos.

  1. Educa bonito

El libro de María Soto de disciplina positiva da a conocer qué es y cómo se aplica la Disciplina Positiva y facilita herramientas que contribuyen a su puesta en práctica.

Marisa Moya disciplina positiva

Por último, me gustaría hacer una breve referencia a Marisa Moya, psicóloga y directora de una escuela infantil.

Es una de las máximas referencias en disciplina positiva infantil en España. Lleva a cabo talleres en donde enseña a relacionarse de manera afectiva con los niños/as. En sus propias palabras:

“Los niños necesitan experimentar para convertirse en personas. El castigo no es una estrategia educativa, es una inseguridad adulta”

Por si te interesa saber más, te dejo un vídeo en donde explica su visión sobre el tema:

Pasitos de bebé: Existe la Asociación disciplina positiva España, en su web puedes obtener más información del tema: https://disciplinapositivaespana.com/

En conclusión…

Disciplina positiva, educando con amor y respeto… Los métodos tradicionales de crianza se basaban en que los niños/a deben de obedecer las normas del adulto “sin protestar”. En cambio, crianza respetuosa y disciplina positiva van de la mano, enseñándoles a tener una opinión propia, tomando decisiones que son valoradas y actuando con respeto hacia los demás. De esta forma, aprenden a desarrollar su capacidad de decisión y a buscar soluciones ante los conflictos. Todo esto ayudará a crear unas relaciones familiares basadas en el respeto y a cooperación.

¡Haz clic para puntuar esta guía! ¡Tu opinión nos importa!
(Votos: 3 Promedio: 5)

Deja un comentario